Vivimos en una sociedad que se mueve y se informa a través de los medios digitales, ya sea visitando páginas webs, redes sociales, blogs, etc. Toda esa información da la sensación de poder llegar a todo el mundo, que es de fácil accesibilidad, ¿verdad?, pero ¿Cómo estás leyendo este artículo: a través del móvil, tablet o del ordenador? Y ahora, hazte la siguiente pregunta, ¿podrías leerlo con los ojos cerrados y guiándote por los comandos de la voz? Complicado, ¿verdad?

Muchas veces, cuando creamos contenidos en las diferentes interfaces no somos conscientes de que nuestros contenidos no son accesibles para todo el mundo, por eso, aunque puede sonar llamativo, cuando hablamos de accesibilidad, no siempre estamos incluyendo la inclusión, esto es, porque la accesibilidad tiene como objetivo llegar a usuarios que producto de alguna discapacidad no pueden acceder de forma completa a nuestros contenidos.

Para conseguir que nuestros contenidos sean más accesibles debemos repensar la forma de comunicar, pero ¿cómo generar contenidos digitales más accesibles?

A continuación, os dejamos una serie de recomendaciones muy útiles para personas dedicadas a proyectos, comunicadores, desarrolladores web y diseñadores:

  • El componente de accesibilidad debe estar incorporado desde un primer momento en tu planificación. Vinculado al concepto de diseño universal, se pretende desarrollar productos que sean de fácil acceso para el mayor número de personas posible, sin necesidad de ajustes o adaptaciones según las necesidades presentes.
  • Debes pensar en el dispositivo donde estará el contenido. Tener en cuenta el dispositivo que vamos a usar es pensar en el medio por el cual nuestra audiencia accederá al contenido, por lo tanto, su diseño deberá estar adaptado para potenciar la experiencia del usuario, facilitando la navegación, descarga y usabilidad.
  • Creación de documentos con herramientas que permitan la accesibilidad. Programas como Microsoft Word, Adobe PDF, entre otros tienen integrados una funcionalidad que les permite revisar todos los elementos y detectar los posibles fallos.
  • Uso del contraste de color adecuado. Debemos asegurarnos que el contenido textual y gráfico se distinga con facilidad en comparación con los otros elementos.
  • Uso de elementos alternativos, como por ejemplo locuciones, para describir imágenes, vídeos, gráficos, etc.

Y con estas recomendaciones, ya podéis empezar a adaptar vuestros contenidos para llegar a todos los usuarios.